Ciencia e Enxeñaría de Datos

Ciencia e Enxeñaría de Datos
GRADO
Ramas del conocimiento:
CIENCIAS
Campus:
UDC CORUÑA. Nota junio: NUEVO GRADO
Ponderaciones:
Economía da Empresa 0,2
Física 0,2
Matemáticas II 0,2
Química 0,1

Cuando comenzaron los ordenadores siempre se incidía en su velocidad para resolver cuentas complejas y largas. Pues bien, gracias a los cada vez más potentes motores de los ordenadores y los exquisitos programas de búsqueda, el gran logro del ordenador como calculadora se ha multiplicado hasta lo insospechado. ¿Un ejemplo sencillo? El informe PISA del que tanto se habla puede decir el porcentaje de centros gallegos en los que los varones hijos de familias migrantes pero nacidos en España sacan entre un 5 y un 6 en la nota del examen de Ciencias, y cuántos de esos niños tienen a sus dos progenitores en paro; y eso es lo sencillo y amable. La fusión de la informática y la estadística permite hacer combinaciones casi diabólicas, que son la esencia de las fake news que tanto alteraron las campañas del brexit o de las elecciones en Estados Unidos: una persona que haya buscado un tipo de información, que haya visto una serie determinada y le haya dado like a ciertos personajes o fotografías recibe en su Twitter o Facebook una noticia con visos de verdad que le dice exactamente lo que quiere oír y le reafirma en sus miedos o prejuicios. Si eso lo hace un ordenador, ni siquiera una persona, es que además usan Inteligencia Artificial.

Uso masivo de datos

La ingeniería de datos, el Big Data, que es una expresión sencilla que explica el almacenamiento y procesamiento masivo de datos, organizados o no, es la esencia de la carrera que el próximo curso se ofrece en la facultad coruñesa de Informática. A eso se unen unos conocimientos profundos de la estadística, del aprendizaje automático (la llamada inteligencia artificial, porque solo los inteligentes aprenden por sí mismos) y la computación de altas prestaciones. Luis Hervella, decano de Informática, resalta que esta carrera tiene una enorme carga de Matemáticas y él no se fija tanto en la nota del aspirante como que le guste esta materia.
Hasta ahora todo ello era una parte de la informática, pero su importancia anima a la UDC a convertirla en grado, más allá de los cursos que duran unos meses y que en la Red (y en centros de estudios físicos) se ofrecen adaptados a todas las especialidades imaginables. En España, solo unas pocas universidades (Pompeu, las Politécnicas de Cataluña o Valencia, la pública de Navarra o la Carlos III) tienen esta titulación, que también llegará a la Politécnica de Madrid.