Ciencias da Actividade Física e do Deporte

Ciencias da Actividade Física e do Deporte
GRADO
Ramas del conocimiento:
CIENCIAS SOCIALES
Campus:
UDC CORUÑA. Nota junio: 8.7
UVIGO PONTEVEDRA. Nota junio: 8.406
Ponderaciones:
2ª Lingua Estranxeira II 0,2
Bioloxía 0,2
Economía da Empresa 0,2
Física 0,2
Historia da Filosofía 0,2
Matemáticas Aplicadas II 0,2
Matemáticas II 0,2
Química 0,2
Xeografía 0,2
Fundamentos Arte II 0,1
Grego II 0,1
Historia da Arte 0,1
Latín II 0,1

Las Ciencias da Actividade Física e o Deporte tienen un tipo de alumno muy determinado, porque es imprescindible amar el ejercicio para dedicarse a estos estudios. No solo hay que tener una forma física adecuada, sino entender el deporte como un espacio central en la vida, tanto para el desarrollo evolutivo armónico como para garantizarse una buena calidad de vida y un gran cuidado de la salud. A partir de ahí, las escuelas buscan alumnos que tengan una clara conciencia del deporte como servicio social, que tengan empatía y que no teman tomar decisiones y asumir responsabilidades.

En Galicia hay cada año 220 plazas nuevas para cursar Ciencias da Actividade Física e o Deporte, el antiguo Inef (nombre que mucha gente sigue usando) y las dos facultades que imparten el grado exigen una prueba física de acceso que supone un mínimo para los aspirantes. Este año, en la escuela de A Coruña hay dos opciones de prueba: 6 de abril y 19 de junio. A esta última también se podrán presentar aquellos que no aprobaron en abril. Los aspirantes deberán realizar tres pruebas con una puntuación de apto o no apto: una de natación; otra a elegir entre agilidad en el suelo, agilidad con el balón y carrera de obstáculos; y una tercera de resistencia.Lógicamente, para entrar hay que haber aprobado la selectividad, aunque para cuando se hacen las pruebas todavía no se sabe el resultado; muchos alumnos incluso la preparan el año anterior para no tener que preocuparse por ella. En la escuela de Pontevedra la prueba es ligeramente diferente, ya que hay que hacer siete ejercicios: una prueba de natación, de fuerza (del tren superior y del inferior), de agilidad, de flexibilidad, de habilidad gimnástica y de resistencia; la primera deben aprobarla y del resto tienen que superar las marcas mínimas en al menos cinco de las seis pruebas.

Entrenadores y profesores

Este título capacita para trabajar al máximo nivel en cuatro campos no excluyentes entre sí: profesor de Educación Física, promotor de la actividad física para la salud, entrenador y director deportivo. En el primero de los casos, los alumnos tiene que cursar el máster específico de profesorado (antiguamente se denominaba CAP) y afrontar las oposiciones cuando surjan. El segundo perfil tiene un componente más social, ya que pueden diseñar programas de intervención específica en cualquier grupo de población. La tercera opción es ser entrenador, tanto federado como personal. Y finalmente, director deportivo, que supone un plus de gestión a la labor puramente técnica de entrenamiento.
La ventaja del título es precisamente lo versátil que resulta, ya que es frecuente que un profesional pase por diferentes fases a lo largo de su carrera. En general, el empleo -quitando la opción de la enseñanza- se suele encontrar en la empresa privada, ya sea en centros deportivos o en clubes. Pero cobra fuerza la figura del consultor o asesor y del entrenador personal, que supone emprender un negocio fuera de los espacios reglados pero con libertad de participar de ellos.

Mucha práctica

En cuanto a los estudios en sí, estos se centran sobre todo en la práctica, tanto desde el punto de vista de la enseñanza, la didáctica de cada deporte, como el del entrenamiento. Obviamente hay anatomía, biomecánica, fisiología e incluso sociología, pero la carga horaria es en general destinada a los deportes. La preparación para la actividad al aire libre y la gestión de centros y recursos completan la formación que intenta ser generalista para adaptarse a las diferentes circunstancias de la carrera profesional.