GUÍA DE ESTUDIOS SUPERIORES DE GALICIA

Historia da Arte

Historia da Arte
GRADO
Ramas del conocimiento:
HUMANIDADES
Campus:
USC SANTIAGO. Nota junio: 8.694
UNED.
Ponderaciones:
2ª Lingua Estranxeira II 0,2
Fundamentos da Arte II 0,2
Grego II 0,2
Historia da Arte 0,2
Historia da Filosofía 0,2
Latín II 0,2
Matemáticas Aplicadas II 0,2
Xeografía 0,2
Artes Escénicas 0,1
Cultura Audiovisual II 0,1
Debuxo Técnico II 0,1
Deseño 0,1
Economía da Empresa 0,1

Esta de Historia da Arte es una carrera apasionante que permite al alumno entender, relacionar y explicar los movimientos artísticos, y con ello la historia personal del ser humano, que supera el umbral de las fechas de las batallas. Cada obra artística, sea una sinfonía u ópera, un cuadro o una iglesia, dice mucho de la gente que la realizó pero también del público al que iba dirigida, y eso es lo que conforma una sociedad. Pero igual estos estudios son tan enriquecedores, lo cierto es que no cualquier sirve para hacerlos. Este es uno de los grados que tienen una alta tasa de abandono (del 20% el primer año y que ha llegado al 30% en alguna ocasión si se suman los cuatro cursos).

¿Por qué ocurre? Porque muchos jóvenes se embarcan en la carrera sin tener muy claro lo que quieren y fijándose solo en la nota de corte y que se ofrece en Santiago. Por eso es importante valorar bien el paso a dar, y si realmente es lo que uno quiere, atreverse a hacerlo porque tiene más salidas profesionales de lo que podría parecer.

Las materias que se estudian en la carrera se centran en la historia (en general y específicamente en la historia del arte), la museología y la geografía, así como el análisis de los lenguajes artísticos. Cuarto es un curso casi de especialización y ahí las posibilidades son muy amplias: desde el arte islámico al urbanismo, de las artes aplicadas a la industria o el pensamiento musical. Lógicamente, durante el grado se presta especial atención a las corrientes artísticas con implantación pasada y actual en Galicia.

Según los datos que ofrece la facultad de Santiago, el único campus con estos estudios, ronda el 90 % el porcentaje de los alumnos que realizan prácticas en empresas y el 58 % de los titulados trabajan en empleos relacionados directamente con el patrimonio cultural en cualquiera de sus expresiones, y solo el 25 % se dedican a la investigación y la enseñanza. Es un dato interesante, porque para muchas personas la titulación solo aboca a unas oposiciones a la enseñanza.

Como campo emergente está la tecnología, que por el momento solo emplea al 5 % de los historiadores del arte, pero que tiene mucho futuro. El auge de las redes sociales en las instituciones y museos —los directos de Instagram del Museo del Prado tienen miles de seguidores— convierten esta opción en algo interesante; además, la pandemia ha digitalizado parte de los servicios, que han tenido que dar el salto telemático para llegar a los usuarios.