Veterinaria

Veterinaria
GRADO
Ramas del conocimiento:
CIENCIAS
Campus:
USC LUGO. Nota junio: 10.510
Ponderaciones:
Bioloxía 0,2
Física 0,2
Matemáticas II 0,2
Química 0,2

Hace años que Galicia dejó de ser el país del millón de vacas al que se refería Manuel Rivas, pero aún así el censo agrario de hoy es ligeramente más abultado que el humano: somos algo menos de 2.702.000 gallegos y hay 2.732.000 animales de granja. La comunidad cuenta con 120.000 explotaciones y el sector primario duplica el porcentaje de trabajadores con respecto al resto del Estado (5 % en el conjunto de España, 10 % en Galicia). La denominación Ternera Galega es la de calidad bovina más importante del país, con un 55 % de la producción total protegida.

Con todos estos datos, no es de extrañar que la única facultad de Veterinaria de Galicia, en Lugo, ofrezca un estudio con enorme demanda y que la empleabilidad de sus egresados sea alta. Destaca el esfuerzo de la escuela por hacer de la práctica algo habitual (desde primer curso) y en general hay una gran satisfacción del alumnado por el funcionamiento del centro (4 sobre 5 en la encuesta de evaluación docente, una nota poco habitual).

La titulación, que dura cinco años, tiene varias etapas: al principio se igualan los conocimientos hasta un mínimo necesario (bioquímica, inmunología, bioestadística, genética) pero desde el primer año ya entran en contacto con vísceras y huesos; en tercero se centran en el diagnóstico de casos reales y para eso acuden al hospital Rof Codina y usan ecografías, TAC y resonancias, además de entrar en el quirófano; en cuarto se centran en la reproducción e inseminación, y obviamente sus resultados, la obstetricia veterinaria y los partos; y finalmente en quinto ponen en práctica todo lo aprendido (de los 60 créditos del curso, 24 son de práctica) con 100 horas de rotatorio clínico en el Rof Codina, seis semanas en una clínica asociada y cuatro en una explotación o fábrica (no hacen clínica ahí).

Una vez titulados, hay cuatro grandes campos en los que trabajar: la medicina veterinaria, que puede ser tanto de mascotas como de animales grandes (equinos, por ejemplo) o exóticos, y pueden ser veterinarios generalistas o especialistas (cardiólogos, internistas, oculistas…); en producción y sanidad animal, es decir, con ejemplares dedicados de forma directa o indirecta a la producción de alimentos y explotación de los recursos; en higiene, seguridad y tecnología alimentaria, y ahí se encargan del control de la cadena de producción de alimentos (la trazabilidad), el asesoramiento de empresas, y el control de entrada de productos de terceros países; y de la calidad y salubridad de los alimentos. A estos hay que sumar otras opciones menos numerosas, desde el control de los zoológicos a los espacios naturales, la industria químico-farmacéutica, I+D+i, la investigación o la docencia.