Desenvolvemento de Aplicacións Web

Desenvolvemento de Aplicacións Web
CICLO FP
Ramas del conocimiento:
CIENCIAS
Centros:
CIFP A CARBALLEIRA (PÚBLICO) OURENSE. Plazas libres.
CPR AULA ESTUDIO (PRIVADO) VIGO. Plazas libres.
CPR CEMAR (PRIVADO) MONDARIZ BALNEARIO. Plazas libres.
CPR CHIOS FORMACIÓN (PRIVADO) CORUÑA, A. Plazas libres.
CPR DANIEL CASTELAO (PRIVADO) VIGO. Plazas libres.
CPR LICEO LA PAZ (PRIVADO) CORUÑA, A. Plazas libres.
CPR MONTECASTELO (PRIVADO) VIGO. Plazas libres.
CPR SAN NARCISO (PRIVADO) MARÍN. Plazas libres.
IES A PINGUELA (PÚBLICO) MONFORTE. Plazas libres.
IES DE TEIS (PÚBLICO) VIGO. Plazas libres.
IES RAMON MARÍA ALLER (PÚBLICO) LALIN. Plazas libres.
IES SAN CLEMENTE (PÚBLICO) SANTIAGO DE COMPOSTELA. Plazas libres.

Hoy se puede tener una pequeña explotación agrícola en el interior de A Coruña y vender en Holanda. No es que se pueda, es que de hecho ocurre. Pero nada sería posible sin Internet y sin una web que mostrase al cliente potencial aquello que se fabrica o gestiona. Una página en Internet es el escaparate del siglo XXI, y puede resultar tan atractivo —siempre se consideró una de las claves del éxito de Zara— como nefasto si no se cuida. Con las web ocurre lo mismo, y algunas han fallado bien por su diseño o porque no son ágiles ni realmente cómodas.

Por eso para crearlas y mantenerlas hay que tener unos conocimientos determinados, herramientas que se consiguen en el ciclo superior de Desenvolvemento de Aplicacións Web. Está claro que el sector tiene unas buenas perspectivas de futuro, ya que según el Ministerio de Economía, en mayo del 2018 había en España 1,9 millones de páginas web, con un crecimiento de 40.000 páginas por año. Si se piensa a largo plazo, hace veinte años eran 13.000 los dominios .es. Además, no se trata tanto de cuántas hay, sino del tráfico que tienen: hace más de un año se daba un dato curioso, y es que de media los españoles consultamos unas cuarenta webs para planificar un viaje.

Así que no es de extrañar que en Galicia haya 5 centros públicos y 7 privados que ofrecen la formación necesaria para ser desarrollador de páginas web, y además el título ha permitido convalidar créditos universitarios con hasta 26 titulaciones.

Pero pocos de los estudiantes de esta FP pasan a la universidad. El mercado de trabajo los absorbe rápidamente porque cada vez está más extendido contar con una web. Y no solo es crearla, hay que mantenerla. Eso significa dotarla de nuevos contenidos, modernizar la interfaz y enriquecerla con sistemas más predictivos para que el usuario se sienta cómodo en ella.

También hay que saber posicionarla en el mercado y estar atento a cualquier cambio de tendencia.
Hay empresas que tienen equipos enteros atendiendo su web mientras que otras contratan a consultoras o especialistas freelance para que estén pendientes de adaptar el portal a las novedades.