GUÍA DE ESTUDIOS SUPERIORES DE GALICIA

Enxeñaría en Química Industrial

Enxeñaría en Química Industrial
GRADO
Ramas del conocimiento:
CIENCIAS
Campus:
UVIGO VIGO. Nota junio: 5
Ponderaciones:
Debuxo Técnico II 0,2
Física 0,2
Matemáticas II 0,2
Química 0,2
Economía da Empresa 0,1

En Galicia hay tres estudios (en Santiago, Lugo y Vigo) que llevan a esta titulación de ingenieros industriales en la especialidad de química, que tiene atribuciones propias. Los estudiantes interesados en la rama deben analizar a fondo las tres propuestas para decantarse por la que les resulte más cercana a sus intereses.

La carrera de Compostela es la más genérica: Enxeñaría Química. El 80 % de los alumnos que terminan este grado siguen al máster de Enxeñaría Química e Bioprocesos, un estudio habilitante de año y medio para ser ingeniero superior.

En el campus de Vigo, la titulación de Enxeñaría Química Industrial tiene en cuarto dos intensificaciones, es decir, asignaturas optativas que indican las preferencias del estudiante, pero sin el peso de las menciones (las antiguas especializaciones): Control e Optimización de Procesos, con materias como Gestión y Puesta en Servicio de Plantas Químicas, Integración de la Planta en la Gestión del Negocio o Diseño de Plantas Químicas; y la otra es Procesos Biotecnolóxicos e Medio Ambiente, con estudios de Bioelectroquímica, Química Orgánica Industrial, Modelado de Procesos Biotecnológicos o Técnicas y Gestión Medioambientales.

En Lugo hay Enxeñaría de Procesos Químicos Industriais, más centrada, como su nombre indica, en la parte del proceso industrial, y tiene cuatro menciones, y esas sí aparecerán en el título: Tecnoloxía en Química Sostenible; Tecnoloxía en Procesado de Alimentos; Tecnoloxía en Transformación de Materias Primas; y Tecnoloxía Enerxética.

Salidas profesionales

¿Dónde pueden trabajar estos ingenieros? Son muchos los sectores que necesitan de sus conocimientos. Desde plantas de residuos a gasificadoras, oleoductos y gasoductos o la industria petroquímica, pero también otras que no tenemos tan en cuenta como las industrias farmacéutica, minera y extractiva, industria de procesados de alimentos o aquella que use nuevos materiales (polímeros o las nuevas opciones, como nanoestructuras de carbono, porosos…). También pueden participar en otras compañías que solo de forma tangencial necesiten expertos en la transformación y generación de compuestos.